El umbral anaeróbico, una frontera “entrenable”

Muchas veces escuchamos hablar sobre el umbral anaeróbico sin tener muy claro a qué nos referimos, por lo que empezaremos explicando fácilmente este concepto. El umbral anaeróbico es el punto a partir el cual el ácido láctico se acumula en la sangre y no se elimina automáticamente con nuestro ejercicio debido al esfuerzo tan grande que estamos realizando. Es decir, si hacemos una prueba de larga distancia a un ritmo mantenido, nuestro organismo tiene margen de maniobra para reutilizar ese ácido láctico y metabolizarlo. Pero si estamos entrenando velocidad, los músculos se ven obligados a trabajar sin el suficiente oxígeno y se produce esa acumulación de ácido láctico.

article-umbral-anaerobico-frontera-entrenebale-553f5e1a08fb7

El umbral anaérobico es diferente en cada persona, aunque también es entrenable. Se calcula sobre el volumen máximo de oxígeno, por lo que una persona entrenada tendrá su umbral anaeróbico en unos niveles más altos que una persona con poco entrenamiento. El objetivo final es llevar ese umbral lo más lejos posible, y acercarlo hasta nuestro máximo consumo de oxígeno, para que nuestros músculos puedan aguantar la mayor cantidad de tiempo posible al mayor ritmo posible. Según lo vayamos logrando, nuestro rendimiento aumentará.

Uno de los entrenamientos preferibles para aumentar el umbral anaeróbico es el de series. Podemos introducir un día a la semana una sesión de trabajo de umbral anaeróbico, del tal modo que correríamos series de 2 a 3 kilómetros a ese ritmo, recuperando 4 o 5 minutos entre ellas.

http://www.trailrun.es/entrenamiento/articulo/umbral-anaerobico-frontera-entrenebale